Andrés Díaz, un barbero con "conciencia social"

Andrés Díaz, barbero desde hace más de cuatro años, nos cuenta acerca de la situación carenciada que vivió en su infancia y como esto es determinante para formar su “conciencia social”, elemento clave para su ayuda a merenderos. Además, nos comparte sobre los efectos económicos que tiene la cuarentena en Resistencia-Chaco sobre su rubro. “Esta situación me hizo ver que hay personas que tienen menos recursos que yo y la están pasando peor”, afirma Díaz.





Barbero-20-09-04-02
Andrés Díaz, trabajador de la barbería "Walker".

 La cuarentena golpea fuertemente la economía de Andrés, dueño del negocio “Walker”, ubicado en la esquina de las calles céntricas Vedia y Salta.  A pesar de esto, él se define como “una persona que no olvida sus orígenes”, quién también reconoce que vive “en una ciudad y provincia carenciada”, afirma convencido. Con el esfuerzo de su negocio que emprendió hace dos años, busca ayudar a dos merenderos de Villa Río Negro y La Rubita. 

 En las siestas de lunes a viernes, realiza cortes solidarios a cambio de donaciones de comidas, juguetes y abrigos para los merenderos “Hora Feliz” (Villa Rio Negro) y “Árbol Azul” (La Rubita). Sin ayuda del gobierno, los merenderos se sostienen con “personas que ayudan con mucho amor y a flor de piel”, menciona Díaz, por el trabajo que realizan para los niños del lugar. 

COPIA

En este sentido, invita a las personas de la ciudad a tener una “conciencia social” para poder ayudar a quienes atraviesan una difícil situación económica. Andrés entiende que la barbería tiene una identidad solidaria y que, como propia a esta, “uno no puede negar nunca el diario vivir”: juntar alimentos no perecederos, calzados y ropas para quienes menos tienen. 

SU HISTORIA

 Sus ideas se remontan a sus orígenes de la niñez, en la que recuerda haber pasado por hambre y fuertes necesidades en los años 90 y principios de los 2000. En esa etapa el “palpa la crudeza de no tener para comer. La escasez de trabajo y dinero”, dice Díaz, al sostener que esto lo forma con la mentalidad de pensar y ayudar a otros. También cuenta que esos momentos fueron para sacar fortaleza y salir adelante, como lo hace ahora con su economía en cuarentena. 

Barbero-20-09-04-01

La solidaridad lo acompaña aún en sus inicios en la barbería en la que un experimentado barbero, Carlos Rico, le imparte sus conocimientos totalmente gratis para su crecimiento en el oficio. Luego de tres tardes noches intensivas de preparación, Díaz se lanza a la barbería como una entrada más de dinero, ya que en ese entonces tenía tres trabajos más para poder sostenerse económicamente. 

 Recibido de chef y con posgrados en el área, Andrés expresa frustrado que Resistencia no es un lugar para poder vivir de ese oficio. A pesar de esto y sin ayuda del gobierno, el barbero inicia su emprendimiento propio hace dos años, luego de otros negocios de los cuales recuerda solo haber tenido una silla y un espejo para trabajar. Apasionado y detallista (así se define él), Andrés trabaja de lunes a sábado sin descanso: mañana, tarde y noche para solventar los gastos que le demanda el negocio en épocas de cuarentena. 

WhatsApp Image 2020-09-06 at 17.33.21 (3)

Por último, Díaz expresa el deseo que tiene de encontrar una red de barberos unidos para realizar muchos proyectos en pos de mejorar el oficio. Entiende que la falta de un gremio con sus colegas impide que puedan hacer valer sus derechos como trabajadores, y construir una estructura formal de trabajo que les facilite a los jóvenes, “la sangre nueva”, abrirse un camino más fácil hacia este oficio. 

Para solicitar turnos y donaciones, contactarse al numero 3624 960099.

Por  Lucas Ezequiel Gonzalez

Te puede interesar