Lucas jura como presidenta del STJ del Chaco

María Luisa Lucas jura como presidenta del Superior Tribunal de Justicia del Chaco, en un acto realizado en el salón Auditorio de la sede del máximo tribunal provincial. En ese marco anuncia  que propiciará la aplicación de la innovación con planificación estratégica.



Juramento-Maria-Luisa-Lucas-19-12-23-01
Juramento de María Luisa Lucas como presidenta del STJ del Chaco

La presidenta del Superior Tribunal de Justicia del Chaco, María Luisa Lucas, juró hoy en el salón Auditorio con gran concurrencia de asistentes. Durante su discurso se refirió a la innovación con planificación estratégica que propicia aplicar en su mandato durante el año 2.020 y destacó la importancia de establecer protocolos, programar, entrenar y predecir.

 

 

Del acto participaron también los ministros Emilia Valle, Alberto Mario Modi, Iride Isabel Grillo y Rolando Toledo, el procurador general Jorge Canteros y la defensora general Alicia Alcalá.

 

 

Asistió también la vicegobernadora, Analía Rach Quiroga; ministros del Ejecutivo; diputados; , autoridades de universidades de la región y de la Justicia Federal; representantes de fuerzas de seguridad, de entidades religiosas, del Colegio y Consejos de Abogados, miembros del Consejo de la Magistratura y Jurado de Enjuiciamiento del Chaco, magistrados, funcionarios, agentes del Poder Judicial, demás autoridades del municipio, de organismos autárquicos y descentralizados, de entidades gremiales e invitados especiales.

 

 

Conformación del STJ

 

 

Al inicio del acto, la presidenta saliente, Emilia Valle, tomó juramento a la nueva titular del Alto Cuerpo, María Luisa Lucas. Luego Lucas tomó juramento a Toledo como presidente de la  Sala Primera en lo Civil, Comercial y Laboral y a Alberto Mario Modi como vocal. Posteriormente, Emilia Valle juró como presidenta de la Sala Segunda en lo Criminal y Correccional e Iride Isabel María Grillo como vocal.

 

 

Cabe aclarar que en los casos en que el STJ actúe en causas originarias y exclusivas, la nómina a tener en cuenta para su distribución será la siguiente: 1º) María Luisa Lucas, 2º) Iride Isabel María Grillo, 3º) Rolando Ignacio Toledo, 4º) Emilia María Valle y 5º) Alberto Mario Modi.

 

 

Durante su discurso, la flamante presidenta se refirió a la innovación con planificación estratégica. “Es un cambio que introduce novedades, y que se refiere a modificar elementos ya existentes con el fin de mejorarlos o implementar nuevos elementos como, por ejemplo, establecer protocolos para estandarizar la provisión del servicio”, describió.

 

 

Luego reconoció que no van más las soluciones del siglo XX para los problemas del siglo XXI por ello prometió “dictar reglas en protocolos; programar y entrenar y predecir”. Lo cual se implementará con la continuidad de proyectos; la reforma Ley Orgánica y del Reglamento Interno del Poder Judicial; el dictado del Código de Ética y un reglamento para los concursos.

 

 

Más adelante, habló sobre “desmitificar” y aseguró que “los sueldos del Poder Judicial no son los mejores”. “Aspiramos a mejorarlos”, manifestó.

 

 

Después recordó las palabras que el doctor Augusto Mario Morello le dijo sobre la legitimación: “a ustedes los jueces la ciudadanía los elige todos los días porque les trae sus conflictos”. “Además –decía- hay que tener en cuenta que la República está compuesta por tres poderes…y que pretender democratizar  al Poder Judicial es subordinarlo a las mayorías coyunturales”. Al tiempo que reconoció que el Poder Judicial “no se somete a los vaivenes de las mayorías, por eso hay que defenderlo”.

 

 

Parafraseando al sociólogo  Kevin Lehmann indicó que la República significa la preminencia de las leyes sobre las mayorías circunstanciales y es el Poder Judicial el que vela por el cumplimiento de las leyes para garantizar que las minorías, y menos poderosos, puedan ejercer sus derechos y respetar sus garantías constitucionales.  

 

 

Asimismo, invitó a reflexionar con su libro Comunicación Judicial: “Los jueces del Poder Judicial son un cuerpo de expertos con la función de tomar decisiones revisables para dar fin a una controversia entre iguales. La decisión hace a terminar con el estado de incertidumbre de una contienda y contribuir a la pacificación social”.

 

 

Y se preguntó: “¿por qué la sociedad se alegra de tener médicos y maestros, pero no se alegra de tener jueces?” y consideró que se debe a que no los relaciona con los logros de su bienestar.  Por ello llamó a poner a los ciudadanos en el centro, lo cual implica lograr que ellos puedan “comprender las decisiones judiciales sin barreras y participen en forma constructiva”.

 

 

Se refirió a la mediación como una forma de que el ciudadano se haga dueño de sus conflictos y aprenda a resolverlos. Y al juicio por jurados como una manera de que los ciudadanos se involucren y entiendan lo difícil que es impartir Justicia.

 

 

Consideró que es necesario restablecer el vínculo con la sociedad comunicando el aporte que hacen las decisiones de los jueces para el bienestar de la sociedad, es decir, la pacificación social. “Antes la sociedad vivía en un estado de venganza constante, el traspaso del poder punitivo a manos del Estado ha contribuido a la pacificación social”, dijo.

Te puede interesar