Cristaldo respalda el ciclo de conversatorios en contra del abuso sexual

La legisladora provincial Gladis Noemí Cristaldo del bloque Scalabrini Ortiz solicita a través de un proyecto de resolución la declaración de interes legislativo el ciclo de conversatorios “Marcos sociales, jurídicos y políticos de escucha ante el relato de sobrevivientes de abuso sexual” .





gladis-noemi-cristaldo 2020-08-24
Gladis Noemí Cristaldo, diputada provincial del bloque Scalabrini Ortiz

La diputada provincial Gladis Noemí Cristaldo del bloque Scalabrini Ortiz presenta iniciativa para que se declare de interés legislativo el Ciclo de Conversatorios “Marcos sociales, jurídicos y políticos de escucha ante el relato de sobrevivientes de abuso sexual”, organizado por la organización comunitaria “Al Fin Justicia para Niñas, Niños y Adolescentes”.

El objetivo de la presentación de dicho proyecto señala “es promover el conocimiento de la problemática de abuso sexual en las infancias a fin de fortalecer las prácticas de operadores y el abordaje adecuado de todos los actores e instituciones comprometidas con la tarea de protección integral.

Celebra la realización del conversatorio en modo virtual llevado a cabo el 21 de agosto a las 19, organizado por la organización comunitaria “Al Fin Justicia para Niñas, Niños y Adolescentes”.


En los fundamentos del proyecto de resoluciòn explica que el mismo “propicia declarar de Interés Legislativo y Provincial el Ciclo de Conversatorios “Marcos sociales, jurídicos y políticos de escucha ante el relato de sobrevivientes de abuso sexual, organizado por la Organización comunitaria “Al Fin Justicia para Niñas, Niños y Adolescentes”.

Considera la legisladora que “el abuso sexual en las infancias representa una grave problemática dentro del campo social por su alta incidencia, por el impacto subjetivo que provoca y las consecuencias que acarrea a la sociedad toda.


Abordar esta temática no es solo enfrentar un delito, es mucho más que eso, es hacer frente al poder ejercido por un adulto hacia un niño/a, es enfrentar el torcimiento de la relación de resguardo que debiera primar en un adulto hacia un menor de edad. Esta marca indeleble en la vida de las personas es la que se pone en juego en los procesos de justicia.

A la vez, parafrasea: Eva Giverti sostiene que “en el ataque a los niños se busca algo más que el daño y el goce sexual. Un inalcanzable propósito de intervenir en el desarrollo de una vida para dejar la propia marca, ajena al ritmo vital de la criatura. Interferir para permanecer en el otro como trascendencia encarnada en un cuerpo ajeno.”

“En este sentido son cuerpos domesticados, son cuerpos desalentados a la fuerza de la singularidad para ser repetidos en su marca inicial a través del ejercicio de la fuerza institucional. Tal como los estudios de género lo indican, la vulneración de los cuerpos de los diferentes tipos de feminidades y masculinidades son las marcas que la sociedad deja para la domesticación, para la normalización al sistema patriarcal”, reflexiona.


“El término patriarcado hace referencia al "patriarca" que tenía poder absoluto sobre las mujeres, niñas, niños y demás personas subordinadas y es un término que Engels define en torno a la propiedad privada, para tener un marco de referencia y de valoración simbólica”, sostiene.

Es así que mujeres, niñas, niños y adolescentes conformamos la esfera de la "propiedad". Quebrar la esfera de lo privado y comprender estos delitos como un hecho político, es empezar a romper el silencio y generar las condiciones de hecho para garantizar los tiempos de las víctimas.

En tono de alerta indica que “una de las características que lo diferencian de otros fenómenos delictivos es el silencio y el secreto, las posibilidades de verbalizar lo padecido implica resolver obstáculos personales, sociales y políticos.


Por lo tanto, es fundamental analizar los marcos sociales, jurídicos y políticos de escucha, es decir, las posibilidades de testimoniar y de ser escuchada/os en ámbitos privados como públicos en diferentes contextos.


Estos espacios cambian al calor de las transformaciones sociales, políticas y jurídicas.

Teniendo en cuenta esto, consideramos fundamental promover herramientas que contribuyan a jerarquizar los derechos de los niños, niñas y adolescentes víctimas, respetar sus tiempos y evitar su revictimización, hacer realidad el derecho a ser “oído”; como así también involucrar y comprometer al conjunto de la comunidad en la erradicación de este delito”, finaliza pidiendo aprobación de Cuerpo legislativo.

Te puede interesar