Segundo Acueducto: Cambiemos pedirá la vuelta a comisiones

Provincia 07/12/2016
Los diputados provinciales de Cambiemos anticipan que pedirán la vuelta a comisión de la iniciativa que propone el cambio de fuente de financiamiento de la construcción de las obras del Segundo Acueducto. Responsabilizan al ex gobernador Jorge Capitanich y apuntan que un incumplimiento del contrato con la entidad crediticia brasileña puede traer consecuencias.  
Ampliar
Interbloque de diputados provinciales de Cambiemos

Los diputados del interbloque Cambiemos, Carim Peche, Irene Dumrauf, Livio Gutiérrez, Luis Obeid, Roy Nikisch, Gustavo Corradi, Sergio Vallejos, Claudia González, Mariana Salom, Hugo Domínguez, Marilyn Canata y Pablo Curín, junto a la presidenta del Comité Provincial de la UCR, Elina Nicoloff y dirigentes de frente, dieron a conocer su postura acerca del proyecto enviado por el Poder Ejecutivo Provincial solicitando  cambiar la institución bancaria de origen con la cual se acordó un crédito para  la  realización del Segundo Acueducto.

 

A través de un documento expresaron:

 

“De 2010, año en que se pidió autorización a esta Cámara para solicitar un crédito de 179 millones de dólares para la obra y que fue aprobado, a la fecha, hemos acompañado todos los pedidos del gobierno provincial.  Sin embargo, desde el oficialismo insisten en instalar en la opinión pública un argumento tan grotesco como absurdo al decir que nos oponemos a que la gente tenga agua potable”, expusieron. 

 

BASTA DE MENTIRAS

 

“Debe saber el pueblo del Chaco que el relato kirchnerista continúa en el Chaco. Esa mentira tiene  que ver con la intención de tapar los motivos del atraso en la obra, el destino de los fondos,  el real fundamento de la solicitud de cambio de financiamiento y las gravísimas consecuencias que ello acarreará a la provincia. Por lo tanto la falta de agua en el Chaco tiene nombre y apellido: Jorge Capitanich”, responsabilizaron los legisladores de Cambiemos.

 

“En el año 2004 en su visita a Presidencia Roque Sáenz Peña, el ex Presidente Néstor Kirchner prometió que la Nación se haría cargo del costo total de la obra como parte de la reparación histórica. En 2009 hicieron la Fiesta del Agua en Charata  anunciando la obra del Acueducto.  Prometieron 9 mil conexiones domiciliarias de agua para Charata y para otras 30 localidades de la provincia,  etc., etc, etc”, repasaron.

“LA OBRA INCONCLUSA MÁS CARA DE LA HISTORIA”

 

“Finalmente, a 12 años,  lo que iba a ser un reconocimiento de la Nación,  terminó siendo la obra inconclusa más cara de la historia: Se acordó un crédito por 179 millones de dólares con el BNDES, Banco Nacional de Desenvolvimiento de Brasil, en 2010 (a pagar por los chaqueños).  A eso se sumaron unos 90 millones de dólares provenientes del Fondo Sojero previsto en Decreto 1156/09 (también dinero de los chaqueños). Mas el crédito solicitado ante el Banco Nación en 2012 por 60 millones de pesos para establecer las cartas de crédito para la ejecución de la obra. Otros aportes provinciales (más dinero de los chaqueños). Y 1560 millones de pesos que aportará el actual gobierno nacional”, detallaron los diputados provinciales de Cambiemos.  

 

“DEJARON VENCER LOS PLAZOS”

 

“Ahora bien, de los 179 millones de dólares resta que el BNDES otorgue un remanente de 47 millones de dólares”, dicen desde la bancada de Cambiemos. Para preguntarse: “¿Por qué? ¿Por las complicaciones políticas en ese país tal como dice el oficialismo de la provincia?”. A lo que inmediatamente dicen: “No. Sucede que la provincia tenía un plazo establecido en el contrato hasta julio de 2015 para llevar adelante la obra. Pidieron una prórroga hasta julio de 2016. En todo ese tiempo la provincia no reactivó la obra y la prórroga se venció.   El gobernador Domingo Peppo viajó a Brasil para tratar de solucionar el tema cuando el plazo estaba vencido”.   

 

MANOTAZO DE AHOGADO

 

“Frente a este panorama, el gobierno provincial ensaya un manotazo de ahogado enviando un proyecto a la Cámara de Diputados por el cual solicita cambiar la fuente de financiamiento”, disparan desde Cambiemos. A lo que luego aportan que “aunque lo hagan parecer algo sencillo y sin consecuencias, cambiar de banco representa incumplir el contrato firmado oportunamente con el BNDES. También representa tomar un nuevo crédito en otro banco con nuevas condiciones. Los propios informes de la Fiscalía de Estado dicen que no hubo actos jurídicos para disolver el contrato con el BNDES”.

 

“No hace falta ser experto en leyes para saber que cuando se incumple un contrato, se debe responder por ello. Y así lo establece el contrato firmado con la institución crediticia brasileña. A saber:

 

Cláusula 11.6: Ante la ocurrencia de cualquier evento de incumplimiento, el BNDES podrá declarar el vencimiento anticipado de la deuda (exigir el pago total de los 119 millones de dólares) independientemente de la demanda, protesto u otra forma de notificación.

 

Cláusula 12.1: En la hipótesis del cobro judicial de la deuda, la provincia pagará al BNDES una multa del 10 por ciento sobre el principal y cargos de la deuda, además de gastos extrajudiciales, judiciales y honorarios de abogados.

 

Cláusula 20.1: El presente contrato y las obligaciones del mismo se regirán por la legislación brasileña.

 

Cláusula 20.2: Se elige el fuero de la ciudad de Río de Janeiro para dirimir cualquier controversia derivados de este contrato, con la exclusión de cualquier otro”, enumeran los representantes de Cambiemos.

 

Luego señalan que “se considera incumplimiento:

  • El incumplimiento por parte de la provincia de cualquier obligación financiera derivada del presente contrato o de los títulos de crédito
  • la extinción, por cualquiera de sus formas o la cancelación, por cualquier razón, del contrato comercial.

 

Asimismo afirman que “la obra del Acueducto debió haber estado terminada hace mucho tiempo, primero dijeron en 2014, luego en 2015, llegamos al final de 2016 y la obra está inconclusa, paralizada y sin miras de reactivación alguna”.

NO RESPONDEN

 

“¿Por qué no se terminó? ¿Qué se hizo con todo ese dinero?”, se preguntan. Para poco después señalar que “Eso es lo que el pueblo del Chaco quiere saber  y no responden ni el ex gobernador Capitanich, ni sus funcionarios, ni sus legisladores. Tampoco desde esta gestión. Lamentablemente solo hubo promesas e inauguraciones ‘mágicas’ previa a las elecciones para encantar a un electorado que hoy, paradójicamente,  se debate a través de sus representantes, entre tener agua o asumir la responsabilidad de una demanda multimillonaria contra el Estado chaqueño que pondría en serio riesgo la caja provincial”.

 

VUELTA A COMISIÓN

 

“Es por eso que nos vamos a votar a ciegas. Y precisamente porque queremos agua,  es que solicitamos que el proyecto vuelva a comisión para poder,  entre todos, oficialistas y no oficialistas, encontrar la mejor alternativa para la provincia”, anticipan.  

Te puede interesar