¿Desaparecerán definitivamente los libros de papel?

El debate por el futuro de los libros de papel está presente en nuestros días ¿Cómo puede afectar a nuestra percepción y pensamiento?

Libros 22 de enero de 2019
Libros-digitales-02
Libros desde una pantalla

Si la palabra impresa se convierte en una cosa del pasado, puede afectar nuestra forma de pensar.

 

 

Cuando Peter James publicó su novela Host en dos disquetes en 1.993, no estaba preparado para la "reacción venenosa" que seguiría. Periodistas y colegas escritores lo reprendieron y condenaron; Un reportero incluso arrastró una PC y un generador a la playa para demostrar la ridiculez de esta nueva forma de lectura. "Fui noticia de primera plana de muchos periódicos de todo el mundo, acusado de matar la novela", dijo James a pop.edit.lit. "[Pero] señalé que la novela ya estaba muriendo a un ritmo alarmante sin mi ayuda".

 

 

Poco después del debut de Host, James también emitió una predicción: que los libros electrónicos aumentarían en popularidad una vez que sean tan fáciles y agradables de leer como los libros impresos. Lo que era una novedad en los años 90, en otras palabras, maduraría hasta el punto de que amenazaba a los libros tradicionales, así como a la desaparición de las librerías tradicionales. Actualmente, quizás la visión de James está en camino de realizarse.

 

 

¿Están entonces los libros impresos destinados a desaparecer?

 

 

El hecho de que los libros electrónicos hayan aumentado en popularidad en los últimos años no es una noticia, pero a dónde se dirigen, y qué efecto tendrá esto en última instancia en la palabra impresa, es desconocido.

 

 

Y si todo esto es así, ¿deberíamos preocuparnos?

 

 

Las respuestas a estas preguntas no son fáciles, gracias a la variabilidad tanto en las tendencias de lectura electrónica como en los hallazgos de las investigaciones sobre los efectos (o la falta de ellos) que la lectura digital tiene sobre nosotros. Lo que sí sabemos, según una encuesta realizada por Pew Research, es que más de la mitad de los adultos estadounidenses ahora tienen una tableta o un lector electrónico, y que 5 de cada 10 leen un libro electrónico. Aunque los libros impresos siguen siendo los más importantes medios populares de lectura, durante la última década los libros electrónicos han hecho un esfuerzo valiente para ponerse al día.

 

 

En la década de 1.970, el Proyecto Gutenberg comenzó a publicar archivos de texto electrónico, y los libros escritos en HyperCard siguieron en los años 80 y 90, iniciados por compañías como Voyager y Eastgate Systems. Los programas y dispositivos posteriores para acceder a los primeros libros electrónicos incluyeron Palm Pilot, Microsoft Reader y Sony Reader. "Los experimentos de Microsoft y Palm a finales de siglo comenzaron a hacer que los libros electrónicos se hicieran realidad, aunque no de una manera comercial sustancial", dice Mike Shatzkin, fundador y CEO de Idea Logical Company, un grupo de consultoría en Nueva York especializado en la transformación digital de la editorial.

 

 

En 2.007, con el lanzamiento de Amazon Kindle, esa actitud cambió abruptamente. Casi de inmediato, el dispositivo comenzó a causar estragos en la industria editorial. "Amazon tuvo el poder de ir a las editoriales y decir: 'Esto es serio, queremos tus libros ", dice Shatzkin. "Y debido a que Amazon es Amazon, a ellos tampoco les importó tanto la ganancia en cada venta de unidades como el valor de por vida del cliente, así que estaban felices de vender sus libros electrónicos a bajo costo".

 

 

Si bien nadie puede decir con certeza lo que depara el futuro para los libros de papel, Robert Stein, el fundador del Instituto “Por el futuro del libro” y cofundador de Voyager and the Criterion Collection, cree que, en algún momento,  la venta de libros electrónicos sustituirá mayormente a los libros impresos. "Estamos en un período de transición", dice. "Las posibilidades de lectura de la pantalla mejorarán y se expandirán continuamente, ofreciendo a las personas una razón para cambiar a las pantallas".

 

 

Stein imagina, por ejemplo, que las futuras formas de libros podrían ser desarrolladas no por editores convencionales sino por la industria del juego. También prevé que la distinción entre escritor y lector se verá borrosa por una experiencia de lectura social en la que los autores y los consumidores puedan interactuar digitalmente entre sí para discutir cualquier pasaje, oración o línea. De hecho, su último proyecto, Social Book, permite a los miembros insertar comentarios directamente en textos de libros digitales y ya es utilizado por profesores en varias escuelas secundarias y universidades para estimular las discusiones. "Quizás para mis nietos, la idea de que leer es algo que haces solo les parecerá una locura".

 

 

Sin embargo, es probable que los libros en sí mismos no desaparezcan por completo, al menos no en el corto plazo. "La impresión existirá, pero estará en un reino diferente y atraerá a una audiencia muy limitada, como lo hace la poesía hoy", dice Stein.

Te puede interesar

Jorge Capitanich presenta su nuevo libro en General San Martín

Jorge Capitanich presenta su nuevo libro “De la frustración a la esperanza, la construcción de un camino alternativo”, en el Teatro Griego de General San Martín. En su mensaje, asevera que “los argentinos deben trazar una línea divisoria entre los que perjudicaron al pueblo trabajador y los que fuimos capaces de defenderlo”  

Jorge-Capitanich-San-Martin-19-05-08-01

Se viene el Cheelalaapi Fest

“Chelalaapí Fest” será el primer festival de world music en el NEA, está anunciado para el sábado 6 de junio, desde las 19 horas, en el Parque de la Democracia. :Participará Control Machete (México), Frente Cumbiero (Colombia) y La Fanfarria del Capitán (Buenos Aires).

Chelaalapi-Fest-Anuncio-19-02-26