Docentes autoconvocados reivindican la toma de terrenos

Docentes autoconvocados por un techo propio reivindican la toma de terrenos en Barranqueras. Esperan la aprobación de un proyecto de Ley de Emergencia ocupacional.
Docentes-autoconvocados-por-una-tierra-18-07-03-01
Docentes autoconvocados por un techo propio

Desde enero, la docencia chaqueña se viene organizando en la lucha por la vivienda propia. Con cientos de inscriptos de todas las localidades, se fue avanzando en el reclamo de vivienda para los miles de docentes que se ven obligados a pagar un alquiler teniendo salarios promedio de 15 mil pesos.

 

 

La lucha atravesó varias fases y se fue haciendo una experiencia. “El movimiento de vivienda docente comenzó pidiendo respuestas al Gobierno y buscando alternativas. Se sucedieron infinidad de reuniones con diferentes áreas del Estado y partidos políticos en la Cámara de Diputados. El radicalismo presentó un proyecto de cupo de viviendas para docentes, pero este cupo se aplicaría sobre una construcción de viviendas totalmente paralizada. De todas formas, el proyecto no llegó a ser tratado”, expusieron desde los Docentes autoconvocados por un techo propio. “Los funcionarios del Gobierno propusieron salidas, como ‘comprar’ terrenos fiscales, como los del Campo de Tiro, que actualmente están en manos de cooperativas y que está prohibido vender. O el trámite de ‘cesiones’ de terrenos que ya se encuentran ocupados por otras familias”, detallaron.

 

 

“Esta falta de respuesta fue madurando entre los docentes de la organización de Barranqueras la necesidad de pasar a la acción”, relataron . “Con esta perspectiva, se organizó la ocupación de un terreno por parte de los casi 200 docentes organizados en este movimiento”, precisaron. “La ocupación fue denunciada, lo cual plantea la lucha contra el desalojo”, indicaron.

 

 

"El diputado provincial Aurelio Díaz presentó un proyecto de Ley de Expropiación que, por la Ley de Emergencia ocupacional, debería contribuir a trabar el desalojo"-, señalaron.

 

 

“La ocupación de los docentes marca un salto, que muestra la gravedad de la situación social”, aseveraron. Ante este panorama, consideraron que “se combina un salario prácticamente congelado, con la parálisis en la construcción de vivienda, la manipulación de los listados del Instituto de Vivienda a cuyas viviendas los trabajadores no acceden, la falta de loteos accesibles para el conjunto de la población, y la especulación inmobiliaria, llevando a miles de docentes a una situación de ahogo para pagar los alquileres”.