Monseñor Ramón Dus con delegados de movimientos y asociaciones eclesiales y laicales de la Zona V

Monseñor Ramón Dus se reúne con delegados de movimientos y asociaciones eclesiales y laicales de la Arquidiócesis de Resistencia. Da lectura a un extracto de la Carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe a obispos de la Iglesia Católica acerca de la relación entre dones jerárquicos y carismáticos.
Ver galería Monsenior-Ramon-Dus-con-delegados-Zona-V-18-04-09-01
1 / 5 - Monseñor Ramón Dus junto a delegados de asociaciones y movimientos de la zona V de Resistencia

En la sede del arzobispado de Resistencia, Monseñor Ramón Dus se reunió con representantes de la Zona Quinta, integrada por los distintos carismas eclesiales y laicales de la Arquidiócesis de Resistencia.


En el encuentro, celebrado el jueves 5, monseñor Dus propuso dar lectura a un extracto de la Carta de la Congregación para la Doctrina de la Fe, IUVENESCIT ECCLESIA, a los obispos de la Iglesia Católica que trata “sobre la relación entre dones jerárquicos y carismáticos para la vida y misión de la Iglesia”.


Refiriéndose a lo leído en la Carta, el arzobispo compartió con los presentes lo siguiente: “Todos los dones, jerárquicos como carismáticos, están al servicio del pueblo de Dios y de la misión. Parece interesante formarnos en esto: cómo nosotros optar, conscientemente, por un camino de comunión; no solo de obediencia a la jerarquía sino también de aporte, porque todos nos necesitamos, somos necesarios. La Iglesia no es solo la jerarquía, sino la Iglesia es todos los carismas. La concepción de Iglesia que sale del Concilio es esta: la Iglesia diocesana, no es una partecita de la Iglesia Universal, ¡no! Es toda la Iglesia, contiene toda la Gracia de la Iglesia. La Iglesia no se parte nunca, donde está la Iglesia, está toda la Iglesia. Es como una realidad Divina en ese aspecto, así como todo Dios está en la Trinidad y se distinguen pero están. Cuando un don, un carisma es reconocido en una Iglesia particular, tiene también esta dimensión universal, para la Iglesia. Es necesario reconocer la autonomía y tener también el espíritu de la comunión. El carisma es siempre abierto y va a estar siempre más allá de la estructura; lleva adelante a la Iglesia, la rejuvenece. Ahora, justamente también, el que tiene el carisma sepa que se tiene que encarnar en el contexto local, particular. Ese es el camino, que es un camino Pascual, quiere decir que hay cruz, hay sufrimiento y hay vida.”


En segunda instancia de la reunión, la informativa, los representantes de cada movimiento presentaron lista de novedades y actividades que están desarrollando en la Iglesia de Resistencia.

Te puede interesar