Con una perfomance cierra la muestra “Azúcar Implano Palpable” de Federico Fischer

Muestras 06/09/2017
El Museo de Bellas Artes René Brusau cerrará la muestra “Azúcar Implano Palpable” del artista chaqueño Federico Fischer con una actividad performática el viernes 8, a las 20.30, en la  Sala 2. Participarán Angelina Caríssimo, Celeste Iriani y Paula Gialdroni.
Azucar-Implano-Impalpable-01
Obra de la muestra de arte "Azúcar Implano Impalpable"

Este viernes 8 de septiembre, a las 20.30, en Sala 2 del MUBA – Museo de Bellas Artes René Brusau (Marcelo T. de Alvear y Mitre), en el marco de la muestra “Azúcar Implano Palpable” del artista chaqueño Federico Fischer, se realizará la acción performática “Romper el hervor”. La misma representará el cierre de la exhibición.

 

La performance contará con la participación de Angelina Caríssimo, Celeste Iriani y Paula Gialdroni. La entrada será gratuita.

 

La muestra “Azúcar Implano Palpable” es la tercera exhibición seleccionada por la Convocatoria para Proyectos Expositivos 2017.

 

“Romper El Hervor”

 

La performance realizada por la directora y dramaturga Angelina Caríssimo, la actriz Celeste Iriani y la poeta Paula Gialdroni, utilizará los conceptos en que se construyó la exhibición de Fischer para presentar una obra inédita. Será una propuesta en la que el cuerpo será protagonista.

 

“Azúcar Implano Palpable”

 

La exhibición está formada por piezas que tratan de la sustitución de la energía por el uso de herramientas y utensilios destinados a la demolición de la naturalidad. Así es que luego de trabajar un tiempo con materiales de construcción, Federico decide producir eligiendo recursos utilizados para la labor de construir, en conjunto con la vajilla y otros elementos relacionados al ritual de compartir una infusión.

 

Ambas acciones requieren de una disposición energética que si bien pueden ser vistas como opuestas, en todo su desarrollo contienen el mismo manejo de concentración y rigidez. Cada componente de las obras se encuentra interactuando entre sí para sensibilizar acerca de la delicadeza y fragilidad del hacer constructor, la división de estos momentos y su finalidad.

 

Escribió Andrea Geat en el catálogo: “entre silencios incómodos un pequeño espacio se vuelve inmenso, solo porque allí puede percibirse cada centímetro cúbico vacío. La paradoja acontece en el preciso momento en que nos sentimos aturdidos y falta el oxígeno. No hay por qué alarmarse, nos alejamos un poquito, tomamos un vino e intercambiamos miradas y palabras superfluas con extraños”.

 

“Las imágenes tienen ese poder de conectarnos con aquello que nos construye. Y éstas nos conectan con la casa, nuestra primera casa: el útero. Allí donde solo hay paz y espontaneidad, soñamos nuestro sueño más íntimo. Entre latidos constantes, sonidos abstractos, temperaturas fluctuantes… delineamos misiones que se nos olvidan cuando nos dan la limitada y rígida palabra, esa armadura estructurante para rellenar vacuidades perturbadoras”, acotó. 

 

Federico Fischer

 

Nació en 1993 en Resistencia, donde vive y trabaja. Un año antes de terminar sus estudios secundarios comenzó un curso de peluquería que lo puso en contacto con el pelo y la colorimetría, sus primeros materiales de trabajo.

 

En 2014 Meme Liébana lo invitó a participar de una muestra, propuesta que impulsó su producción y despertó su interés por continuar su formación. De esta manera comenzó el taller de Artes Visuales “Esto no es una academia” coordinado por Diego Figueroa.

 

Así concretó su primera intervención individual “El precipicio de la Enciclopedia”, en paralelo con el taller de performance dictado por el grupo “Rosca”, espacio con el que realizó acciones en la vía pública y otros ámbitos en 2015 y 2016.

 

Además participó de la muestra colectiva “Templado con Probabilidad de Tormenta Tropical” en Casa del Chaco en Buenos Aires en 2017.

Te puede interesar