La CGT Chaco remarca rechazo a la Reforma Laboral y Previsional

La Confederación General del Trabajo Chaco aclara que el proyecto de Reforma Laboral y Previsional no cuenta con su aprobación. Declara el estado de alerta ante el acuerdo entre Gobierno Provincial y Nacional frente a pautas fiscales y jubilatorias que signifiquen eventuales ajustes a los trabajadores estatales tanto permanentes como transitorios.
Ver galería CGT-Chaco-17-11-24-01
1 / 3 - Asamblea de la CGT Delegación Chaco

La Delegación regional CGT Chaco emitió un comunicado en el que hace referencia a lo resuelto en el plenario del viernes 24. En él expresa:

 

 

“1) Desde CGT Delegación regional Chaco hacemos saber que toda decisión adoptada por CGT Central, con sede en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, no derivó de consulta ni participación alguna a nuestra delegación como al resto de las delegaciones del interior del país, lo que motiva que aclaremos a nuestros representados que el proyecto de Reforma Laboral y Previsional impulsada por el Poder Ejecutivo Nacional y con un supuesto consenso de la sede central no cuenta con nuestra aprobación, pues nos mostramos con un enérgico rechazo a dichos proyectos legislativos regresivos; asimismo destacamos el compromiso expuesto por los legisladores nacionales el 13 de noviembre en nuestra sede, donde el movimiento obrero organizado local pudo exponer los límites infranqueables sobre derechos laborales adquiridos que resultan irrenunciables contando con el voto anticipado de la bancada del peronismo en el rechazo a dichos proyectos. 

 


2) Asimismo el plenario de hoy, declara el estado de alerta por el acuerdo celebrado entre el Gobierno Provincial y el Gobierno Nacional frente a pautas fiscales y previsionales que importen eventuales ajustes a los trabajadores estatales tanto permanentes como transitorios, dicho acuerdo no goza del consenso de los gremios estatales nucleados en CGT Chaco pues jamás hemos participado de consulta alguna, por lo que ante cualquier concreción de violación a los derechos de los trabajadores activos y pasivos del Chaco, la CGT, será quién accionará para el restablecimiento de los mismos. 

 

 

3) De aprobarse el paquete normativo fijado en la agenda del poder ejecutivo nacional, se vislumbra un inevitable proceso recesivo y por ende un daño irreparable a las arcas de la Provincia, atento la precarización laboral que se derivará producto de la política del descarte que se pretende desde Nación pues se desplazará mano de obra calificada, de trabajadores con considerable antigüedad en reemplazo de empleo joven bajo modalidades de formación educativa o pseudo pasantías para de ese modo pagar menos de la mitad de los salarios, excluyendo del mercado de trabajo a personas con edades superior de 40 años. Dichas pautas de cambios ya las experimentamos y sólo conseguimos retroceder, y destruir la paz social. 

 


4) El movimiento obrero organizado en CGT Chaco, ha canalizado en forma parcial ante el Gobernador el sábado 04/11/17 los diferentes reclamos locales y nacionales que involucran a la clase trabajadora, dejando de manifiesto nuestro categórico rechazo a la Reforma Laboral y Previsional que se intenta desde el Gobierno Nacional como así también a cualquier eventual idea de adhesión legislativa de la Provincia a la Ley n°27.348 sobre Riesgos del Trabajo qua viola el derecho humano del acceso directo a la Justicia y una inevitable litigiosidad producto de la marcada inconstitucionalidad que caracteriza a los primeros 4 artículos de dicha ley y su reglamentación, a través de la Resolución 298 de la SRT. 

 


5) Para la CGT Chaco, los actuales derechos laborales y previsionales cumplen con los compromisos internacionales humanistas, por lo que abandonarlos, nos colocaría fuera de la comunidad civilizada y representaría un atentado neoliberal sin precedentes, por la inexorable ruptura del tejido social que se alcanzaría con las recetas impuestas por el Gobierno Nacional y el Fondo Monetario Internacional. 

 


6) Para la CGT Chaco existe una alternativa al neoliberalismo, y se denominado trabajo decente, junto a una economía política humanizada que proteja a las personas que trabajan”. 

Te puede interesar