Investigan plantas tóxicas para el consumo

Profesionales de la Facultad de Ciencias Veterinarias y de Instituto de Botánica del Nordeste (IBONE) ponen en marcha un Jardín Botánico Educativo con las principales planta tóxicas de la región  norte del país. Buscan contribuir a la identificación de las plantas para arribar a un correcto diagnóstico.  
plantas-toxicas-investigacion-de-la.unne
Plantas tóxicas para el consumo son investigadas por profesionales de la UNNE.

Estas plantas pueden ocasionar intoxicaciones en los animales de producción ganadera principalmente. La intoxicación por el consumo de plantas y consecuente muerte de los animales es una realidad de gran impacto en el sistema productivo.

 

 Se considera una problemática muy vigente debido al corrimiento de las superficies productivas que llevan a que se destinen nuevos territorios a la ganadería, territorios en los que pueden existir otras plantas riesgosas para el consumo animal respecto a las habitualmente conocidas.

 

 

Además, situaciones como inundaciones o falta de alimentos que generan la movilización del ganado puede llevar a los animales a consumir plantas tóxicas.

 Desde la UNNE, profesionales de la Facultad de Ciencias Veterinarias y el Instituto de Botánica del Nordeste que hace años vienen trabajando en el estudio de plantas tóxicas y de afecciones en animales por su consumo, consideraron relevante la conformación de un Jardín Botánico que contribuya a la correcta identificación de las plantas que pueden provocar intoxicaciones en los animales.

 

 

 Así, resolvieron la creación de un Jardín Botánico Educativo en el que se reunirán ejemplares de distintas especies de plantas potencialmente tóxicas.

 

 

El Jardín Botánico de plantas tóxicas estará ubicado en un predio del Campus Sargento Cabral, en el que habrá un espacio con ejemplares de las plantas tóxicas plantadas en suelo y ejemplares en macetas a fin de poder trasladarlas para las actividades de capacitación que se realiza en distintos lugares de la región.  

 

  

El grupo de especialistas e investigadores a cargo del proyecto, inició la tarea de recolección de ejemplares de distintas plantas tóxicas, y ya se cuenta con plantas provenientes de Corrientes, Chaco, Formosa y Salta, y se prevé continuar con las acciones de recolección en el marco de las distintas actividades de investigación, extensión y asesoramiento que realizan los profesionales de la Facultad de Ciencias Veterinarias y el IBONE.

 

 El equipo del proyecto Jardín Botánico Educativo de plantas tóxicas está integrado por el Dr. Elvio Ríos, la Dra. Luciana Cholich, la M.V Gabriela Chileski, el Lic. Walter Medina y el M.V Enrique García, entre otros.

 

 

Según explican, en Toxicología Clínica Veterinaria es trascendente arribar a un correcto diagnóstico para evitar importantes pérdidas económicas, principalmente en áreas de producción animal. Por lo tanto, resulta fundamental la correcta identificación de las plantas que pueden provocar intoxicaciones en los animales.

 

 

En ese sentido, el Jardín Botánico de plantas tóxicas aspira a constituirse en una herramienta de ayuda para profesionales, así como para la formación de recursos humanos y acompañar la formación de los estudiantes universitarios.

 

 

“Es necesario que el estudiante universitario, técnico, productor o profesional tenga la posibilidad de una visualización directa de las plantas que provocan alteraciones orgánicas en los animales domésticos” comentó la Dra. Cholich.

 

 

Sostuvo que el proyecto surge con un fin de difusión y de formación, por lo cual además de la existencia de un ámbito físico del Jardín Botánico en el Campus Sargento Cabral, también se planifica contar con ejemplares en macetas para trasladarlas a las actividades de capacitación y charlas que habitualmente brindan en escuelas agrotécnicas, en establecimientos productivos y otros lugares alejados.

 

 

Agregó que transmitir los conocimientos es de suma utilidad para que se puedan implementar acciones de manejo y/prevención y arribar a un diagnóstico correcto, y remarcó el desconocimiento en el reconocimiento de las plantas que se observa en la región.

 

Comentó que las plantas tóxicas consumidas por animales pueden afectar el hígado, producir calcificación, afección de los músculos, del sistema nervioso o el aparato digestivo, y  pueden generar daños sobreagudos, agudos y crónicos.

Te puede interesar